Ver “Ser poema recitado” en YouTube

Vida

El propósito de la vida, supongo que todos nacemos para morir,

llevar una vida llena de dicha es,

anhelo mientras las maldades caen sobre nuestro tejado cual lluvia de abril.

ínfimo tesoro valorado por el hombre,

animal de dudosa amistad, sabio y viril.

el propósito de amar, de vivir, de morir.

Llorar, reir,

prólogos de una muerte incierta, la vida

antes y ahora

Gustaría que mis escribas deleitaran su paladar con la dulce miel de la esperanza. Llenarse la panza con historias de golosinas y de mil sabores, con el dulce empalagoso chocolate del amor fortuito. Pero por desgracia, estas escrituras ya tienen rostro. Panza , piernas , gruesas manos y horrendas uñas que manchan toda pizca de disfrute que alcanzan a ver vagos ojos.

Dudo del hombre, dudo de la mujer , dudo de su amor por que intenta ser perfecto. El amor no puede ser perfecto. El amor no es más que un cúmulo de perfección que va hacia ninguna parte.

Estos escritos huyen del amor, ahora tiene rostro, panza , piernas y gruesas manos. La cara larga de mis escrituras resuenan un amargo licor de hierbas que pudre mi sangre y desvanece esta maldición.

El consejo de un sueño, barba altanera , viejo ser que no se yo. Se marchó la dulzura, vuelta la amargura.

Días raros

Una vez cada dos años, algunas veces en los que no hay luz , me quedo mudo , al no saber que hacer, una especie de bajón sin sentido. No me dan ganas de hablar, y yo no sé cuanto dura. Se va un brillo y vuelvo alguien que yo no sé. Un lince ciego, de viejos reflejos, sonoros los pasos que ya nadie ve. Son días que yo no sé. Meses de alguna fecha muerta en algún futuro que tampoco sé. Días perdidos de risas. En busca de cariño, palabras de aliento, que me curen esta herida que fue en una batalla que nunca fue.

Días raros, una vez cada dos años, con heridas que fue y batallas que nunca fueron. Y aún mi corazón en sus manos , sé que no puede animarme. Y aprovecho esos días para pasto ,verde creciente de un vaso de cristal. Se oyen leyes de mi, oscuros ,voces. Ya es hora de rezar.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑