Poesía

Que descaro de mi parte, que rincón horrible fue en el que dejé mis letras fluir cual arroyo fluvial de los frescos montes del invierno. Supongo que no todo sale como sueñas me dice el ladrón de risas flojas y que gran mentor fue él. Me enseño más de lo que jamás pude imaginar y es que este mundo me resulta raro. Su gente. El ladrón de risas flojas ya no viene tan a menudo, ya no es tan joven como antes. Sus charlas ya no son tan largas. Ahora dio sus frutas al silencio, se quedó bajo la sombra del árbol tuerto, recogiendo las semillas plantadas en él. Se quedó con las semillas. A la espera de nada más que él . A la espera de plantar las semillas que den sustento a las respuestas de sus carcajadas. El ladrón de risas flojas ya no lleva sombrero. Se viste sin gabardina. Porta largas botas de cuero. Ya no da saltirones por cada risita que se le escapa. El ladrón de risas flojas se mira él reflejado del espejo su negra pupila. Que fue de ti? Que es de ti?

Aya

Una doncella me volvió a dar las ganas de escribir, volvieron las ganas por vivir, se fueron los males al dormir.

Hermosa flor del desierto de pétalos blancos formando su velo blanco.

Cubre su cabello, que bello mar azul.

Bella mujer musulmana, impregnado su aroma entre las paredes de mi alma. Agacha la mirada aún cuando nadie más la ve, temerosa del Dios de nuestra fe. Los dos encontramos refugio en Allah.

Porqué escribes ?

No sé porque me resulta tan fácil sincerarme frente al papel de mis alcobas. Allá donde duermen mis sueños. Un folio, fina blancura adornada por la tinta y pienso que es mágica. De la nada una estrofa, , dos , tres compases, un largo soneto y un poema por escribirse me acompañan. A veces, una breve reflexión se viste de gala. Y otras veces, un sueño dormido u oscura pesadilla en orbita hacia el paraíso. Quien sabe. Aún escriben los que dicen , los que no saben y los que saben.

Oro

De la mano del poeta,

Nacen las más bellas perlas

Diamantes y rubíes

Llenos de letras negras

como lunas cubiertas de miel

Desliza su paladar por el lapicero

Y dejalo ser Lucifer

Nada por el valle sin razón

Y deja oro y poco más

Oro y nada más

Cada folio,

Cada puesta de sol

Deja un mensaje encifrado

Un código secreto para la posteridad

Un anclaje ante la vanidad

Un mensaje,

Oro.

El virus

desde la más alta montaña,

han abierto la puerta deshonesta del perdón.

Culpa inocente y dejado salir a lobos sin maña.

Se comen a los corderos,

mientras tanto en el mismo tiempo ,

algunos libros hablan de más y hacen oídos sordos

ante los incesantes gritos de la víctimas .

Un lobo anda suelto!

Que viene el lobo!

Que viene el lobo!

De lentos andares y tan contagioso es su veneno,

que basta con un suspiro suyo para caer presa

de sus fuertes mandíbulas.

Y quien me lo diría a mi ,

tan incrédulo como hace unos años

dando pasos a maraños,

ahí fuera, mientras el lobo se come a quien quiere.

Ay de nosotros!

Ay de nosotros!

Quién blandirá su espada

Y con noble coraje decapitará al lobo?

Ay de nosotros!

Quién con esa valentía a falta sin morbo

Yo

Joven egocéntrico de gustos para nada refinados , adicto al sonido del teclado que producen los ronquidos de las ideas. Sabio como tal que fuera y ojalá lo fuera. Viejo de sobrero arrugado, negro, de camisón y deportivas.

Me gusta hablar de todo. Me gusta la religión y aún siendo el más pecador de entre los pecadores. Jamás desaprovecho una ocasión que me atañe. Me gusta comer helado, da igual el que me des, y en que mes del año nos encontremos. Nunca es tarde para comer uno . Me gusta las películas de superhéroes. Es más no sé si alguna vez me han dejado de gustar.

Soy joven, por fuera, viejo por fuera y un bebe en los senos de mi amada. Duermo bajo su regado y aún en estas condiciones, no dejo de soñar y de creer que las palabras pueden cambiar el mundo.

Luz

Un día te das cuenta que tantas caídas tuvieron un porqué, que los malos ratos son solamente eso, malos ratos. Y que la vida es más, y más grande es el placer que la soberanía de un caos, cavalgante hacia un futuro de luz.

Como Alicia comer de maravillosos frutos, sembrados en tierras áridas. Pero el invierno no es para siempre y después de la tempestad, sale el sol y el vaho se esconde tras la risa del disfrute de los que ayer lloraron.

No olvidemos la luz, no ocultemos la verdad, ni la calidez de las palabras amables. No nos avergoncemos de las derrotas pasadas y sigamos profundamente despiertos. Porque hay luz, y no ne lo nieguen. Hay belleza, hay harmonia, velas de júbilo en la puerta de cada mezquita, cada iglesia aún tu sin verlo. Hay luz, la risa de la mujer que tu vida, aquella niña que siempre estuvo contigo. Hoy, es tu luz.

Los poetas del aire

Por la presente moción, convoco a los diurnos. A los nocturnos

a los raros, los bichos raros pegados a las ideas de que las palabras pueden cambiar el mundo.

Niños sin importar la edad nacidos con la gustosa sinfonía del placer de contar algo,

porque no es poesía si no tienes nada que decir. Convoco a los poetas del aire,

a las poetisas de acero que gruñen y miran mal, a las leonas, fieras de una jungla hecha portátil.

A todas ellas, a todos ellos los convoco y sin ser nadie dejarme que me presente.

Soy unas simples palabras hechas tinta, un color negro, hecho cicatrices allá por donde pisan los sueños.

un olvido ,quizás , huella de un presente turbulento. Soy, el último tic, de un tac por haber,

el último minuto de un reloj estropeado, perdido por la incertidumbre del tiempo, pero sigo siendo yo,

una risa, otra carcajada mal sonada, un chiste que irrumpe en medio del teatro Apollo , al fin de una obra trágica .

Y que es de mi al caer el telón, que es de ti?

Un nido de amistades

Blog de WordPress.com.

Subir ↑