Luz

Un día te das cuenta que tantas caídas tuvieron un porqué, que los malos ratos son solamente eso, malos ratos. Y que la vida es más, y más grande es el placer que la soberanía de un caos, cavalgante hacia un futuro de luz.

Como Alicia comer de maravillosos frutos, sembrados en tierras áridas. Pero el invierno no es para siempre y después de la tempestad, sale el sol y el vaho se esconde tras la risa del disfrute de los que ayer lloraron.

No olvidemos la luz, no ocultemos la verdad, ni la calidez de las palabras amables. No nos avergoncemos de las derrotas pasadas y sigamos profundamente despiertos. Porque hay luz, y no ne lo nieguen. Hay belleza, hay harmonia, velas de júbilo en la puerta de cada mezquita, cada iglesia aún tu sin verlo. Hay luz, la risa de la mujer que tu vida, aquella niña que siempre estuvo contigo. Hoy, es tu luz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: