antes y ahora

Gustaría que mis escribas deleitaran su paladar con la dulce miel de la esperanza. Llenarse la panza con historias de golosinas y de mil sabores, con el dulce empalagoso chocolate del amor fortuito. Pero por desgracia, estas escrituras ya tienen rostro. Panza , piernas , gruesas manos y horrendas uñas que manchan toda pizca de disfrute que alcanzan a ver vagos ojos.

Dudo del hombre, dudo de la mujer , dudo de su amor por que intenta ser perfecto. El amor no puede ser perfecto. El amor no es más que un cúmulo de perfección que va hacia ninguna parte.

Estos escritos huyen del amor, ahora tiene rostro, panza , piernas y gruesas manos. La cara larga de mis escrituras resuenan un amargo licor de hierbas que pudre mi sangre y desvanece esta maldición.

El consejo de un sueño, barba altanera , viejo ser que no se yo. Se marchó la dulzura, vuelta la amargura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: