Chica de cueros

A la chica de cueros cuyo rostro no me acuerdo, y aun así siempre presente en mis pensares.

La chica de cuero de frágil mirada , aparente fría como noche nevada , un atardecer oscuro sin vientos cálidos y lleno más que sombras de un pasado oscuro y sombrío.

La chica de cueros llora entre lagrimas al ver su uña rota al tratar de acariciar un gato, llora al no poder subir unas escaleras. Le falta tacto.

Incapaz de percibir como se sienten los demás, la chica de cueros llora por ella. Llora por ella y jamás por los demás. La chica de cuero es bella y de poco corazón deja llevarse por la ira, más veces de las que sé contar.

La chica de cueros, de cuyo rostro no me acuerdo. Y aun así siempre presente en mis pensares, es ajena a las habladurías de este mundo. Peca del más cruel cinismo y se agotan las aguas cada vez que se baña en llantos.

La chica de cueros , soberbia por ella misma. Dragón hambriento , deambula entre ser y querer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: