Sobre el amor

Los niños existen para demostrar amor. Juntas una mitad y otra mitad y creas amor.

Días raros

Una vez cada dos años, algunas veces en los que no hay luz , me quedo mudo , al no saber que hacer, una especie de bajón sin sentido. No me dan ganas de hablar, y yo no sé cuanto dura. Se va un brillo y vuelvo alguien que yo no sé. Un lince ciego, de viejos reflejos, sonoros los pasos que ya nadie ve. Son días que yo no sé. Meses de alguna fecha muerta en algún futuro que tampoco sé. Días perdidos de risas. En busca de cariño, palabras de aliento, que me curen esta herida que fue en una batalla que nunca fue.

Días raros, una vez cada dos años, con heridas que fue y batallas que nunca fueron. Y aún mi corazón en sus manos , sé que no puede animarme. Y aprovecho esos días para pasto ,verde creciente de un vaso de cristal. Se oyen leyes de mi, oscuros ,voces. Ya es hora de rezar.

Chica de cueros

A la chica de cueros cuyo rostro no me acuerdo, y aun así siempre presente en mis pensares.

La chica de cuero de frágil mirada , aparente fría como noche nevada , un atardecer oscuro sin vientos cálidos y lleno más que sombras de un pasado oscuro y sombrío.

La chica de cueros llora entre lagrimas al ver su uña rota al tratar de acariciar un gato, llora al no poder subir unas escaleras. Le falta tacto.

Incapaz de percibir como se sienten los demás, la chica de cueros llora por ella. Llora por ella y jamás por los demás. La chica de cuero es bella y de poco corazón deja llevarse por la ira, más veces de las que sé contar.

La chica de cueros, de cuyo rostro no me acuerdo. Y aun así siempre presente en mis pensares, es ajena a las habladurías de este mundo. Peca del más cruel cinismo y se agotan las aguas cada vez que se baña en llantos.

La chica de cueros , soberbia por ella misma. Dragón hambriento , deambula entre ser y querer.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑