Y el tuyo?

Yeneba tiene 22 años. Es una chica estridente allá por donde pasa. Una chica normal pero con ideas un tanto extravagantes. Ella es fantasiosa y le gusta hacerme rabiar. Disfruta con mis quebraderos de cabeza y se rie de mi cada vez que le hablo de mis amoríos.

“Ay Yaya, eres tan joven” Me dice, y es que aunque yo sea mayor que ella, ella siempre pensará que es mayor que yo. Le echo un vistazo a sus pies y en efecto. Lleva las nuevas Vans del mercado. Le favorecen, pero la posición de sus pies me indica el poco interés que tiene en lo que le digo. Y de repente me corta.

“Sabes qué?” Dice con su tono animado que usualmente utiliza para las buenas nuevas. “Puedo ver el color de las almas”.

“El color de las almas?” Le dije entre risitas. “Como que el color de las almas?”

“Si Yaya, el color de las almas. Todas las personas tienen el alma de un color y este varía en función de sus emociones”

“Así?” Pronuncio mas esta vez con tono curioso. “Y qué diferencia un alma de otra?”

“Eeeeeeehm, pues déjame pensar… Sabes que todas las personas tenemos un alma, no?”

“Si, eso si”

“Pues verás, igual que para cada cuerpo hay un alma, para cada alma hay uno o varios colores que le identifican. Estos colores se pueden tornar más oscuros o más claros o incluso cambiar y ser un color totalmente diferente en función de nuestras acciones. Y hay tantos colores como los puedas combinar.

“Y que diferencia un color de otro?” Le pregunto con asombro como si estuviera hablando con una catedrática. Ella se recoloca los pies de tal manera que la punta de los mismos dirigen su atención hacia la posición donde se coloca mi cuerpo. Me mira fijamente, se rie y prosigue.

” Nuestros pensamientos más profundos, los actos espontáneos, impulsivos. Nuestros pensares más primarios, nuestras ideas, nuestros deseos, son fruto del color de nuestra alma. Son cosas de las que no podemos escapar ni controlar sino en acto pues nada más que ese color nos sujeta de la realidad. Pero no sólo el color de nuestra alma. Lo que nos rodea, la experiencia también se ve sujeta a esto. Osea que lo que somos por dentro, se debe al color de nuestra alma y a nuestras experiencias vividas. Hay personas con el alma gris, otras con el alma negra, blanca, azul, magenta, lila, rojo,rosa, multicolor, lila y azul,cian, verde, verde lima, amarillo, verde militar, azul oscuro.”

” Si si si te he entendido de muchos colores, puedes seguir… ” La tenía que parar, la conozco que sino…

” Hay tantos colores como personas hay en un pueblo pequeño. Por lo general cuanto más clara es un alma, mejores pensamientos y más positiva es su portadora como recompensa a sus buenas acciones y por el contrario, cuanto más oscura es un alma, más negativa es su portadora y suele tener peores pensamientos, pues a actuado mal en varias ocasiones . Pero no es siempre así, hay personas con el alma negra que acaban(eso si con mucho esfuerzo) convertiendose en las mejores almas y personas. Luchan cada día contra sus propios impulsos, contra sus deseos y sus peores pensamientos”

“Y cómo lo consiguen?” Le pregunto con los ojos abiertos

Ella vuelva a soltar una risita, se acerca a mi

“Oye tus ojos parecen un espejo”

Y como arena que cae desde una montaña, desaparece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: