Entre Rimbaud y Cavafis

El Sol, tumbado sobre su cama azul, comienza a taparse con su negra manta. Elevado sobre esta silla, bajo la tierra de lo que me rodea y es que en este punto del mundo, se aprende a ser madrugador y la luna tornase diurna.

Varios ejes forman los puntos que dibujan este cuadro, atrapando el frio y no dejando salir nada mas que escarcha caliente.

Mis pies regocijanse por lo colorido entre el libertinaje de Rimbaud y Cavafis. Dos almas que siguiendo su naturaleza , nacieron y fallecieron . Pero como estrellas, siguen brillando después de muertos. Nosotros seguiremos bebiendo de su claridad , de su magia, de su misterio

Busqueda

Es raro buscar en lo abdurdo del silencio, entre desbanes, las mas oscuras estanterias, entre manuscritos polvorientos se precia una brizna paz sin sentido

La novena maravilla del mundo

La novena maravilla del mundo es curiosa. No es un monumento, no es estático. Se mueve, es más, anda. Anda, pero anda despaaaaaaacio.  Tan despacio que parece ir en camera lenta. A sus pasos, las hojas de los arboles tíranse  para solo admirar su belleza de cerca. Las mariposas de primavera envidian su belleza y los pájaros parecen cantar cerca de ella para ser notadas.

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑