Poco a poco

Escribir por escribir ya se ha vuelto una rutina, como sus ojos clavados en mi retina.

Costumbre es la negra tinta que acerca ideas al campo verde que es la hoja. Al acercar mis ojos ante tal paisaje que dibujan los dedos de mis personajes en sus habituales caminos destino al mausoleo envuelto en azul acercase a mi, vieja rutina que amo . Vieja corta historia que pintan mis pisadas. Es la costumbre de mis dedos tocando la dulce sinfonía sobre el borde amargo mar de la vida. En la orilla sin arena en millas ni olas que rompen furiosas, ni aire, ni viento. Esta vez sólo calma en espíritu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: