Reloj sordo. Distancia ciega

Camina sobre un reloj sordo que no escucha al tiempo. Bajo los pasillos de una distancia ciega que sonríe el dolor de mi yo más necio.

No es

No es el ego que se consume en sus palabras,es el silencio que descifran sus miradas.

No es la sonrisa descarada de mil y un condenadas, es el llanto frío como la muerte en sus andadas.

No es alegría y risas ni escarmiento a los portadores de malas noticias, es el intento de comprender porqué siempre hay dos bandos en un cuerpo sin prisas.

No es amante de la noche ni de los días sin reproches, es un mar de contradicciones ocupando una mente sin pensar en derroches.

No es aprendiz bajo la tutela de todo aquello que nos rodea.

No es vasallo del más puro estilo de belleza.

Ni es amante de la suave prosa, pero su voz en los truenos esboza.

No es adulador en charlas, ni recitales. No es amante de debates de políticos que acechan nuestros bolsillos.

Él es sólo pluma. Aire.

Un ácrata con sentido,común para ser sentido por aquel capaz de ver el infinito en una línea recta.

Poco a poco

Escribir por escribir ya se ha vuelto una rutina, como sus ojos clavados en mi retina.

Costumbre es la negra tinta que acerca ideas al campo verde que es la hoja. Al acercar mis ojos ante tal paisaje que dibujan los dedos de mis personajes en sus habituales caminos destino al mausoleo envuelto en azul acercase a mi, vieja rutina que amo . Vieja corta historia que pintan mis pisadas. Es la costumbre de mis dedos tocando la dulce sinfonía sobre el borde amargo mar de la vida. En la orilla sin arena en millas ni olas que rompen furiosas, ni aire, ni viento. Esta vez sólo calma en espíritu.

Cansado canciones de amor

Cansado de canciones de amor. Harto de habladurías sentimentales en boca de jóvenes necios incapaces de sentir el invierno más allá del frío, el calor más allá de la crema solar y el cielo mas allá del azul que la cubre sobre un espejo que refleja el eco sumido entre la superficie que respalda el brillo de sus ventanas.

Estoy cansado de canciones de amor. De cursiladas para gaviotas de la noche que no hacen más que dedicar sus pocas horas libres en intentar volar sobre un firmamento que se vuelve cada vez mas traicionero. Él cielo ya no nos avisa de la lluvia.

Él habla del granizo mientas ella goza de moverse entre volcanes en erupción.

Cansado de canciones ,amor. Canciones que te atrapan, te recuerdan a sus labios, a sus ojos que te llevan a pasear por los suelos de una vieja ciudad perdída eola entre calles que huelen a su piel y la utopía perdída entre sus piernas.

Estoy cansado de canciones. Cansado de melodías románticas sin fin.

Incluso las latas de redbull que sobre el escritorio bailan somnolientas ellas cabizbajas y de alma débil, portan en mano un pañuelo rojo que da honor al despido de un corazón roto y rezan para que no le de «play» al reproductor de mi ya deteriorado móvil.

Ellos también estan cansados de tantas canciones románticas y no tienen más remedio . Maldicen mi maldición, me llaman eterno enamorado, eterno rival, eterno roto , eterno rojo.Pero yo de sus sandeces me despojo y le doy «play» sólo para satisfacer el ego de mi sufrimiento. Para que mis carnes bailen sobre portentosas figuras de oro y hiel o estrellas que dan fin al girar de mi, la asquerosa rutina.

Apago la canción después de un rato , cansado, espero que llegue. Que caiga del cielo una estrella o media luna. Así que me acerco a la ventana. Aparto los libros. Miro hacia el cielo. Me saluda una estrella, dos, tres , cuatro , diez, treinta. Parece que cuántas más miré más aparecen. Pero nadie brilla como ella.

Me quedo un rato a contemplar esa belleza divina. «Incluso Dios debería sorprenderse de su creación» Pienso mientras escucho ahora sí, sólo el balbuceo de la pluma. Que hace un rato que me habla.

A la espera de su caída.Ya era hora.

Caída

Se resquebraja

Se hace pedazos

Se cae

Se raspa las rodillas

El cielo se cae sobre su espalda

Se caen las finas láminas

A tiras

Mientras desangra su alma.

Se parte el labio

Por lo menos una vez al día.

Pero combate vicioso él

En busca de la felicidad más pura

Escapa de la selecta luna,

Se despierta medio muerto.

Un trago que despeja su mente

Oscurece su alma. En ocasiones pierde,se cae y bajo la lluvia resuenan los truenos. Pero nunca se rinden

Luna

En algún punto alternativo de la historia

,ÍCARO cayó pero no murió. Atrapó la luna y no el sol y después volvió en su forma más pura sobre el león de las mentiras.

Cierra los ojos

Dónde va todo al cerrar los ojos?Dónde van las las nubes?Dónde iluminan las estrellas?El eterno cielo sin  querellas.

Hacia que dirección rema nuestra señora Pupila?

Perdida ella sobre un mar de iris en llamas
Dónde refugia su corazón al ver su barco consumido por las llamas.
Dónde amanece?Cuando oscurece? Dónde permanece?

Cómo saber si hace eco mi voz en esta noche estrellada , si sobre nuestras cabezas vuelan vendas en sus miradas.

Dicen que al cerrar los ojos todo se apaga. Se desvanece la imagen que tenemos de este mundo . La llama que ardía se apaga por el frío y nuestra mente , el fuego  de un sombrío.

Al cerrar los ojos. Bailan clandestinas ojeras a la espera de un todo diurno.

El ladrón de risas flojas me dijo una vez que todo permanece . Nada cambia. Aquello que fue luz, en luz se queda y la oscuridad, oscura permanece. Dijo que si algo cambia es que nació cambiante y si algo desaparece, es que nunca existió.

Creé él, el niño tonto ,que nada se apaga. Y nada desaparece. Excepto nosotros. Al cerrar los ojos volamos hacia un lugar sin nombre , un paisaje desconocido escapado del libro de ideas que duerme en la segunda estantería de un piso sin nombre .

Un paraje en medio del eterno retorno, un lugar entre Murcia y nunca jamás. Por eso, siempre queremos estar y ser ,al cerrar los ojos.
Un lugar con arboles de piedra, arena formada por polvo de sangre seca. Algo terrorífico y pacífico. Un lugar dónde no existes aunque tus huellas te digan lo contrario.  Un lugar en el que no oyes aunque te digan lo contrario. Un lugar,

dónde no escribes,

No recitas ,

No avanzas. Hasta que abres los ojos.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑