Viernes

hoy desperté en casa ajena

acariciando  el cabello de su melena

y mirando sus  ojos de sirena.

El perfume de sus palabras retumba en mis labios

como un palpito sin agravios

Una canción sin pasión

una despedida sin intención

de ser comedida.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: