Oda a la resignación

Amanecí hoy, en los ojos de la victoria más perecedera y de la derrota más fulminante.

Amanecí hoy bajo rayos de luz que cantaban odas de miedo. Odas de resignación en un día sin luz. Un cuerpo sobre una cama vieja y ya arrugada. Un rostro joven, enloquecido, despeinado; pelos en punta que narran historias al revés en un espejo a través. Una sonrisa sin vueltas que corte una cabeza esquizofrénica . Hoy, amanecí con ojeras acabadas de entre un sueño sin empezar.

Hoy amanecí,

De nuevo.

Que será de mañana?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: