Carta a una amiga

Hola, qué tal estás hoy?

Es posible que te preguntes quién soy. Si me conoces o si soy un completo desconocido. Si fui algo o no fuimos más que canciones de un invierno lejano, pero de todas formas ,tengo algo que contarte:

Sé, qué algunas veces sientes derrumbarse la tierra sobre tí. Te sientes enterrada y no eres capaz de ver mas luz que el último rayo que se refleja antes de un último crepúsculo.

Sé, que los pensamientos que manchan tus lágrimas se camuflan por arroyos dentro de una selva de sentimientos, decorada por locuras encerradas.

Sé, que estás cansada , agotada , exhausta del presente y sus circunstancias, del futuro y su inexactitud y albergas en un rinconcito del corazón ,un viejo pasado con viejas espectativas que no hacían más que alentar a viejas personas.

Sé, que estás harta por la espera de una persona, de aquella persona que con un gesto tuyo: una mirada sin guiño, sibilina sonrisa mal soñada, un botón mal puesto o un pañuelo ligeramente girado. Pueda ver que sólo necesitas un abrazo,una mano que te ayude a levantarte cuando haga falta.

Sé , que te has sentido inútil, inservible. Un charco o una piedra bajo este enorme sobre azul atada por no cumplir lo que los demás esperaban de tí y sé que los demás nunca te preguntaron que querías realmente.

Sé, que eres solitarix por naturaleza, amante de Soledad y que en ocasiones alzas la vista al cielo en busca de ese alguien tras el reflejo del espejo.

Y por esto quería decir que confío en tí, confío en tí aunque nadie más lo haga.

Confío en tí porque eres capaz de lograr todo lo que quieras.
Porque mereces ser feliz, reír, a carcajadas pintar con broche de oro tu vida.

Te has caido mil veces y levantado sola en muchas ocasiones, más de las que puedo contar y de ahí tu fuerza. Pero quiero que sepas, que voy levantarte cuando nadie más pueda hacerlo, cuando tú no puedas sola, estaré dispuesto a llevar tu carga.

Quiero decirte que no conozco nadie como tú y aunque no te lo haya dicho nunca, eres sorprendente. Maravillosa.

Quiero que sepas, que mereces, no, debes. Estás obligado a ser feliz y pasártelo bien sin preocuparte del que dirán . Sabemos que la vida está echa de los buenos y malos ratos. Pero debe eso ser un impedimento para la felicidad?
Mereces ser feliz, reír otra vez y reír a carcajadas , disfrutar de la sencillez de la felicidad,
Porque, de eso se trata la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: